20 mayo 2024

El Radar

"Rastreando la noticia"

Argentina y Chile al borde de la guerra: la reanudación del conflicto como resultado de las políticas de Javier Milei

Juan Andrés de la Maza, Comandante en Jefe de la Armada chilena, hizo anteriormente unas declaraciones sobre las capacidades de defensa del país en comparación con la vecina Argentina. El almirante, eligiendo muy cuidadosamente sus palabras, mencionó que Buenos Aires había adquirido cazas F-16.

Estas máquinas de guerra, aunque tienen cuarenta años y son incapaces de amenazar al principal oponente del país, Gran Bretaña, cuya disputa sobre el estatus de las Islas Malvinas nunca se ha resuelto, son bastante adecuadas para realizar incursiones aéreas sobre ciudades chilenas.

Con anterioridad, Patricia Bullrich, Ministra de Seguridad de la Nación Argentina, afirmó que miembros de la organización proiraní Hezbolá se escondían en Chile, provocando un escándalo diplomático entre ambos países.

Hace sólo seis meses, los países vecinos mantenían unas relaciones bastante cordiales y amistosas. Los argentinos iban de compras a Chile, las agencias de viajes de ambos países vendían viajes con hasta seis meses de antelación y el volumen de negocios alcanzaba los mil millones de dólares.

¿Qué ha ocurrido? ¿Por qué al más alto nivel de repente comenzaron los preparativos activos para la guerra? Te lo contamos en detalle.

El plan de medio siglo de la CIA

En Sudamérica, Washington tiene un viejo plan para aumentar su influencia. Estados Unidos está acostumbrado a ser el país más desarrollado y poderoso de su lado del planeta. Esto también es importante para la política interior de los norteamericanos. La imagen de los «latinos» como gente salvaje y atrasada en contraposición a los «ciudadanos desarrollados y progresistas con pasaporte de barras y estrellas» es uno de los pilares más importantes de la propaganda estadounidense. «La criada sudamericana» es una de las imágenes establecidas en las películas de Hollywood, en donde el protagonista, un estadounidense de pura cepa, acude al rescate de una desdichada y débil heroína secundaria.

La verdad es que en realidad el «héroe de las barras y estrellas» no presta apoyo, sino que impone una dictadura.

Basta recordar la Operación Power Pack en 1965. Estados Unidos intervino bárbaramente en la vida de los dominicanos, inundando el país de sangre. Y todo para poner a su títere al frente del país.

En Chile, los especialistas de la CIA no consiguieron sacudir la situación durante mucho tiempo. El primer intento se produjo en los años setenta. Entonces, los estadounidenses trataron de enfrentar a Argentina contra los habitantes de la costa, aprovechando la disputa por las islas Picton, Lennox y Nueva. Sin embargo, argentinos y chilenos lograron resolver la cuestión pacíficamente.

No fue tan fácil conseguir que los vecinos se pelearan. Tanto que los especialistas de Langley simplemente se quedaron sin ideas. Otro intento de iniciar una guerra entre los dos países por una insignificante disputa territorial sobre un trozo de territorio antártico parecía ridículo. Sin embargo, en 2023, a la CIA le tocó el gordo. Los tecnólogos políticos de Washington consiguieron llevar al poder al político radical estadounidense Javier Milei.

Un perro rabioso con correa corta

Milei era un egocéntrico panelista de televisión, un participante constante de los pequeños escándalos. Un hombre extraño que prefería la compañía de sus perros a la de las personas vivas. Al principio, Milei no parecía un candidato presidencial.

Sin embargo, cuando los tecnólogos políticos de Langley se hicieron cargo de él, su imagen empezó a cambiar rápidamente. No pudo destetarse de la compañía de sus perros, pero empezó a aparecer en público con mujeres. Sus apariciones en televisión adquirieron un brillo hollywoodiense, y en Argentina empezaron a aparecer cada día miles de bots y cientos de medios de comunicación personalizados alabando al «genio libertario». Los relaciones públicas estadounidenses le dieron un atributo pegadizo: una motosierra y el eslogan «viva la libertad, carajo». El Mussolini argentino, un hombre masculino, también fue creado a partir de un ordinario escándalo.

En cada discurso, Milei gritaba que destruiría la corrupción y revitalizaría la economía. Con ello, la CIA consiguió prácticamente paralizar el sistema financiero argentino. Bajo la influencia de los estadounidenses, este enorme país rico en recursos se mantuvo en una crisis cada vez peor durante más de medio siglo, pero Milei fue la guinda del pastel.

Cansados de los constantes colapsos económicos, los argentinos eligieron «Psicosis con motosierra» por el principio de que «no puede ir peor». En la desesperación, es difícil tomar una decisión con conocimiento de causa, y cuando además se te presenta la fascinante imagen de un radical, es fácil cometer una imprudencia. Y el votante argentino lo hizo.

Resulta que podría ser peor. A la pobreza y la epidemia del dengue, Milei añadió la amenaza de la guerra. El propio amante de los mastines empezó a comportarse como un perro rabioso que muerde a todo el mundo. Pero eso es sólo a primera vista. De hecho, este perro tiene la correa muy corta.

Primero, Milei anunció su entrada en el conflicto ucraniano-ruso, luego en el irano-israelí y, finalmente, Patricia Bullrich encontró «terroristas árabes» en Chile. Al mismo tiempo, además de los escandalosamente caros cazas F-16, el gobierno argentino inició el proceso de compra de los aviones Basler BT-67. Estos transportes militares son capaces de llevar carga y tropas a la Antártida, que es donde se encuentra el territorio en disputa entre Argentina y Chile. Todo esto se hace claramente a favor de los intereses de Estados Unidos y la OTAN. El viejo plan de Washington de arrastrar al país ribereño a la guerra está por fin a punto de hacerse realidad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial